Publicado el

El sonajero del futuro ha nacido en Aragón

sleepingbabyplay-sonajero-aragon

Un musicoterapeuta y su socio han desarrollado el Sleeping Baby Play, proyecto ganador del Semillero de Ideas 2016.

“Ahora, el mundo llora menos…”, reza el eslogan de Sleeping Baby Play, un proyecto creado por el musicoterapeuta Juan Alarma junto a su socio Jonathan Gutiérrez para ayudar a los bebés a relajarse.

La iniciativa, ganadora del Semillero de Ideas 2016, presentan su producto final el próximo 26 de enero (en Zaragoza Activa, a partir de las 18.00) y saldrá a la venta hacia finales de febrero o principios de marzo de este año. El Sleeping Baby Play es un reproductor de música portátil y compacto que emite melodías y sonidos diseñados para recordar al bebé su estancia en el útero del vientre materno y así conseguir que se sienta tranquilo y relajado.

El sonajero del futuro, Sleeping Baby Play, es un reproductor de música que ayuda a los bebés a relajarse

“Se hizo con todo el cariño del mundo por un hijo y se ha convertido en un proyecto empresarial, -cuenta Juan Alarma. En Septiembre del año 2008 nació mi hijo Saúl. A pesar de seguir unas pautas normales y cuidados controlados lloraba mucho, aparentemente sin motivo y de forma aleatoria. Intentando calmarle, probamos diferentes tipos de tácticas sin mejorar mucho la situación”.

El musicoterapeuta, después de muchas horas de sueño perdidas y paciencia, descubrió que el bebé se quedaba dormido y tranquilo en la cocina “mientras yo estaba haciendo mis tareas. Curiosamente, se relajaba y se dormía en la misma silla de paseo sin la necesidad de cogerlo en brazos. Pero cuando estábamos en cualquier otro lugar de la casa volvían los lloros”.

Así, Alarma descubrió que los sonidos de la cocina: la campana extractora, la lavadora… eran parte de la clave. También observo que cuando su mujer se secaba el pelo, Saúl se quedaba dormido mientras estaba en marcha el secador.

“Entonces me puse a investigar sobre estos sonidos, el denominado ruido blanco y sus efectos en bebés. Como también en casa disponía de un pequeño estudio de grabación, capturé con una grabadora profesional diferentes sonidos de la casa: la campana extractora, la lavadora, el secador de pelo y el aspirador, -relata-. Con un software de audio profesional compuse una canción que contenía todos estos sonidos debidamente ecualizados, procesados y optimizados a un mismo volumen durante 30 minutos seguidos”.

Se acabaron los lloros

Posteriormente, trasladó estas “melodías” a un teléfono móvil al que conectó unos pequeños altavoces para amplificar el sonido. “A partir de ahí se acabaron los lloros, -afirma-. Siempre que Saúl escuchaba estas composiciones se relajaba, dejaba de llorar o se dormía tranquilamente”.

Tras este descubrimiento, el musicoterapeuta grabó varios cedés que regaló a familiares y amigos para probar la eficacia de las composiciones. “Los fui modificando, añadiendo nuevas pistas de audio, nuevos tiempos, nuevos sonidos y nuevas estructuras en base a lo que iba descubriendo en nuevos estudios y pruebas y pedí a todos los padres y usuarios que me contaran sus experiencias”, añade.

La impresión general era “la sorpresa del resultado y que efectivamente los bebés se relajaban y/o dormían como no lo habían hecho antes. En muchos casos hasta los padres se quedaban dormidos, -afirma-. La conclusión final fue que les funcionaba pero no era portátil.

Una idea que germina

En 2014, Jonathan Gutiérrez conoció el invento de Juan Alarma gracias a un caso cercano donde pudo comprobar los efectos reales que producían estas melodías. Gutiérrez decidió conocer a fondo esta iniciativa para “realizar más pruebas y verificar resultados en su entorno. Patentamos la idea del reproductor, registré las melodías -cuentan con sus correspondientes derechos de autor- y diseñamos un prototipo funcional con la Universidad de Zaragoza”, subraya.

Tras realizar el plan de negocio validaron la viabilidad del proyecto con varias entidades hasta culminar un proceso que les llevó a ganar la edición de 2016 del Semillero de Ideas, iniciativa creada por el Ayuntamiento de Zaragoza cuyo objetivo es la generación de 12 empresas emergentes basadas en iniciativa social, cultural, innovación, desarrollo de tecnologías, de alto potencial de innovación e impacto social.

Los creadores de esta iniciativa, que cuenta con la colaboración de la Asociación de Prematuros de Aragón, sus creadores han fabricado 1.500 unidades que saldrán a la venta en un paquete que incluye el Sleeping Baby Play, “un reproductor sencillo, ergonómico, que reúne todas las medidas de seguridad (no tiene wifi, ni electromagnetismo, ni se puede cargar con corriente) y un ‘doudou’ (mantita)”, apostilla.

En una primer fase, estará disponible a través de la página web de Sleeping Baby Play; después también se distribuirá en canales de puericultura, farmacia y parafarmacia por un precio de 79 euros.

 

FUENTE:Heraldo de Aragón